Uso del coche: dependencia o independencia.

Como todos los que vivimos en el mundo moderno hemos tenido la capacidad de corroborar, el uso de los vehículos automotores ha dotado al ser humano de la posibilidad de moverse de manera más eficiente, con respecto a la distancia y el tiempo en el que deben realizarse distintos recorridos, así como también, la capacidad de transportar cargas que, de otra manera, resultarían muy pesadas para ser acarreada por un solo individuo, lo cual le retrasaría aún más en su tarea de desplazamiento en la distancia real. En este sentido, los coches pueden ser tomados, literalmente, como unos de los motores más importantes dela evolución humana y de la elevación de la calidad de vida de los individuos de esta misma raza. Sin embargo, el hombre tiende con frecuencia a abusar de todo lo que disfruta, convirtiéndose así en un esclavo de aquellos instrumentos que se idearon y fabricaron buscando un mayor disfrute, no una mayor dependencia.

A medida que ha pasado el tiempo, hemos podido ser testigos de la evolución de la industria automotriz, la cual ha dado paso a la creación de una grandísima variedad de coches que permiten a distintos tipos de personas, llenar distintos tipos de necesidades prácticas. Sin embargo, muchas de estas personas también proceden a perder costumbres más sanas de vida, como caminar y cargar cierta cantidad de peso en estas caminatas, lo cual les ayudaba en el mantenimiento del sistema respiratorio y muscular, pero éstos, con el uso prolongado del vehículo tienden a suavizarse y a perder su tenacidad y reflejos de acción.

Asimismo, un alto porcentaje de las personas que adquieren vehículos automotores tienden a sobrepasar su peso ideal, al dejar de hacer el mínimo ejercicio diario que les mantenía “en la línea”, por ende, el uso desmedido del vehículo puede ser causa de una muerte, muy distinta a la que pudiera causar un accidente de tránsito y más parecida a la que causan los malos hábitos de vida.

No esperes más para dar a tu vehículo un uso inteligente. Ingresa ya en mi web y descubre los mejores datos para aprovechar saludablemente tu coche.

¿Desapareció el marketing tradicional?

Desde que llegó la era digital, numerosos aspectos del ámbito empresarial se han visto influenciados. La forma en que la empresa conecta con el cliente y le hace llegar sus anuncios y sus productos ha dado un gran giro, dándole espacio a lo que hoy se conoce como marketing digital.

Cuando hablamos de Mercadotecnia Digital, nos estamos refiriendo a la utilización de medios digitales para aplicar las distintas estrategias de marketing que maneja una compañía, las cuales, tienen como fin último conectar con el cliente y hacer que este prefiera su producto.
Anteriormente, el marketing era aplicado a través de los medios tradicionales de comunicación, la televisión, la radio y el periódico eran los medios predilectos para promocionar un producto y llegar a los oídos u ojos de los clientes. Sin duda, el boom de los medios publicitarios fue contundente y se convirtió en la mejor forma de despertar el interés de las personas para adquirir numerosos productos y servicios que eran anunciados constantemente y acompañados, normalmente, de un eslogan estratégico.
Nadie se imaginaba que la publicidad podía cambiar totalmente, sin embargo, la llegada del internet y el nacimiento de las redes sociales vino a transformar en un cien por cien esta estrategia, dejando de lado y en segundo plano la forma tradicional que tanto boom había causado.
Cada vez más personas utilizan el internet y las redes sociales, la tecnología móvil ha invadido el día a día de la sociedad y todos necesitan estar conectados desde cualquier lugar. La inmediatez de la información ha sido el elemento clave para tal desarrollo, pues gracias a redes como Twitter, las personas pueden saber que está pasando al otro lado del mundo en un preciso momento.

Esto indudablemente influyó en el sector empresarial y hoy es un hecho que las compañías necesitan promocionar sus productos y llegar al cliente a través de la inmediatez de las redes sociales. La generación actual se está enfocando solo en lo que las redes y el internet le muestra, por tanto, las empresas deben consolidar su presencia en el medio y desarrollar estrategias digitales modernas que además se adapten a los constantes cambios que el manejo de la información sigue presentando.
Sin duda, lo medios tradicionales no han desaparecido del todo, y hoy día siguen siendo de gran importancia para grandes empresas, pues todavía hay un mercado que consume información por estos medios. Se trata, básicamente, de saber qué es lo más le conviene a la empresa y tener presente lo que hoy ya es una premisa “si no estás en internet, es como si no existieras”.